domingo, 18 de noviembre de 2007

Feliz Aniversario..

Daniela entró a su casa. Como siempre, más pálida en su interior que en su rostro, sintiendo que la vida ya no daba para más, así de simple. Tanto tiempo junto a Alex, el gran amor de su vida, tantos viajes, tantas aventuras, tantos besos, tanto amor. Subía la escalera a pasos lentos, los de costumbre en su intimidad, donde se mostraba tal cual era. Es aquí donde el maquillaje puede desaparecer, las lágrimas pueden nacer donde cómo y cuando lo deseen, y el cuchillo cartonero desgastar su filo en los brazos, como si en cada herida buscara dejar escapar su tristeza.

Entró en su habitación, ya decidida totalmente a hacerlo. Esta fue la gota que rebalsó el vaso que ya no logró alargarse más. Sacó las pastillas de su bolso, como quien saca la solución a algún problema. Entró al baño pensando en la tina, pero ya lo decidió: Las pastillas son infalibles, ella podría salirse del agua para respirar.

Llenó su vaso, y fue al velador. 3 cajas de 10 comprimidos cada uno. Tranquilizantes, lamentaba que no fuera simplemente Cianuro. Por otra parte, esa muerte sería más dolorosa y agonizante. Hoy simplemente dormiría, dormiría hasta despertar donde sea menos aqui.

Caminó hasta la ventana, y se acercó a la jaula de los pájaros. Cumplió la promesa de liberarlos antes de liberarse ella misma. Al verlos alejarse volando, ansió aún más sentirse así, que su alma volara lejos, lejos de donde se sentía sola, de donde nadie la entendiera, de donde no había por qué estar ahí.

Daniela Decidió las pastillas por que la Tina no era suficiente para ahogarla, se conocía y sabía que se levantaría a último momento. La experiencia le mostró que no era suficiente.

El ahorcamiento. No quería que su cuerpo quedara colgado, morado, con los ojos hinchados, deforme, no, quería una muerte menos traumática y agonizante.

Tampoco saltar del techo, caer 12 pisos no era para ella: reventar su cuerpo contra el pavimento, deformarlo totalmente, provocar una explosión en su interior. No, simplemente no.

Las pastillas fueron su mejor salida: cuerpo limpio, sin dolor, calmada, dormirse y nunca despertar, aquí por lo menos y eso a ella le bastaba.

Tomó el vaso y abrió las cajas, liberanbdo sobre la mesa cada pastilla. Las veía como puntitos que unidos la liberarían de este mundo, de su cuerpo, de sí misma. Empezó a tomarlas una a una, mientras una lágrima corría porsu mejilla y recordaba lo sucedido: "Vi a Alex con otra".... Fatídica frase, cayó el último puntito de luz que la mantenía en pie. La anorexia no la mató, el cáncer tampoco en su momento, ni el accidente en auto ni en helicóptero con los demás. iba en la mitad, y su estómago ya empezó a notarlo.

Al terminar, dejó el vaso en la mesa. sentía la pesadez en el estómago,pero sabía que sería pasajera. Se recostó sobre su cama. "Adiós Alex, adiós mi amor" dijo cerrando los ojos. en eso, suena su teléfono. No quiso contestar, para no dar pistas referentes a su muerte. Se activó su Contestador: "Dany, mi amor, llegó mi prima de Canadá, y la estuve presentando, todos creían que te estaba engañando o algo así jajajajajaja. Oye juntémonos a comer algo a la noche? cumplimos 2 años!! sii!! 2 años de puro amor, y de mil aventuras, te tengo una sorpresa y todo incluido.. Apenas puedas llámame y te paso a buscaren el auto. Te vi triste hoy, bueno, más que lo cotidiano, podremos conversar sobre ello si quieres, sabes que te quiero ayudar y saldremos adelante. Te amo mucho, mucho pequeña, chau!!"

Al cortar, la chica se encontraba con el auricular en el oído, escuchando el tono del teléfono. Su estómago ardía, pero no sabía si por las pastillas o por lo que acababa de escuchar...

Al dar la vuelta se mareó. Las pastillas hacían efecto. El pánico y el instinto de supervivencia se apoderaron de ella, además de las ganas de ver a Alex. Pensó en tomar el auto e ir por ayuda. Se dejó caer en la cama, lo cual fue aún peor. El mareo la estaba matando aparte del dolor de estómago.

Caminó apoyándose en las paredes, muy lentamente y luchando contra el mareo. Sus músculos no respondían, y sus movimientos eran torpes. Vió la escalera más larga que nunca, empezó a bajar lentamente apoyada contra la pared. En eso, se detiene a mitad de camino, y partida en dos por el dolor y el mareo, marcó el número de Alex. Apenas le contestó, alcanzó a decir dos palabras, antes de perder el conocimiento y caer por las escaleras. Quedó acostada boca abajo con la abeza hacia un costado, inconsciente, y un hilo de sangre salía de su nariz.

Después de una loca carrera, Alex derribaba la puerta, encontrando a Daniela tendida en el piso. Se acercó e inundado con una infinita calma, se sentó a su lado. Se dió cuenta que ni él ni nadie podía ayudarla. Sintió un tibio beso en su mejilla y cerrando los ojos se puso a llorar, abrazando lo único que dejó su amada, aparte de los recuerdos y mil aventuras.

Ahora ella era libre. Libre y por fin pudo sonreír. Cometió su último acto egoísta. Alex le acariciaba el pelo y las mejillas, deseando haber llegado antes. Pero sentía que ella estaba en paz por fin. Y eso lo tranquilizó, aunque no le quitó la tristeza.


Años después, Alex conducía su camioneta rumbo a casa. Cuando llegó, estacionó y subió a su departamento. Abrió la puerta y vio que Daniela estaba sentada en el sillón hojeando una revista. El chico quedó helado, aunque no aterrorizado. La chica, con una dulzura infinita, se le acercó y le tomó las manos. Él dejó caer el bolso y se dejó llevar al sillón. Se sentaron, sin quitarse los ojos del otro. Alex iba a decir algo y la chica suave y rápidamente le tapó la boca y sonrió. Con los ojos le dijo las palabras que tanto quería escuchar.

"He venido por tí..."

Al otro día encontraron el cuerpo de Alex acostado en el sillón, feliz, tranquilo y alegre, como si estuviera en algún lugar con quien amaba.

2 comentarios:

mary =) dijo...

me dejaste demasiado angustiada!

Pau dijo...

me encanto =B
pero esque weónn..lo que puede llegar a especular la mente humana...creo que los seres humanos vivimos en nuestro propio mundo y que cada uno ve la realidad como quiere..he ahi la viva prueba..
un besote armando//arturo nos vemos! ^^