miércoles, 30 de septiembre de 2015

Un Ami nunca cuenta nada

Cuando era chica contaba las historias que me contaban en mi casa.
Que me mudaría al otro lado del mundo, que me mudaría no tan del otro lado del mundo, que me mudaría en el país de al lado y finalmente que no me mudaría.
Siempre un Ami contaba todo.

Siempre contaba historias geniales pero al fin y al cabo iba al colegio al día siguiente.

Es verdad que tengo una gran imaginación y que suelo contar las historias con detalles que pueden o no haber existido en el mundo real, pero no soy una mentirosa.
No soy mentirosa, soy crédula.
Creo en una palabra, en una sonrisa y en una celebración.

Entonces vuelvo a contar mis historias, de fin de mundo, de no tan fin del mundo, de al lado y de ninguna parte.
Quedo como mitómana una vez más.

Qué aprendiste hoy? No cuentes tus cosas, siempre puede que no pasen, los agentes exteriores son más fuertes que tú.

Pablo Ulloa, me recibes en tu casa?

No hay comentarios.: